IMPACTOS EN EL ÁMBITO INDIVIDUAL

Después del desplazamiento en el año 1992, la familia de Benjamín compró una finca en Chaparral, murió su mamá, su hermana, y solo quedó un hermano y él de su núcleo familiar.

 

En el año 2011 un trabajador de su finca, Gabriel Sánchez, bajó al pueblo, Chaparral, y apareció muerto, uniformado y lo hicieron pasar por guerrillero, su familia era de Caldas y nunca pudieron dar con su familia.

Planes o proyectos personales

(Entr.): Te iba a preguntar sobre tu proyecto de vida, digamos cómo fue cambiando, cómo cambió, si de pronto esa situación tuvo influyó en ese cambio de vida

(Eda.): Sí claro, esas situaciones y ese cambio de vida, porque pues yo ya empecé a trabajar, amistades de mi papá nos ayudaron con el trabajo, empecé a trabajar, empecé a estudiar, que en mi proyecto no estaba estudiar [00:11:49 – 00:12:07 Suena un celular, contesta el celular]. Y eso me sirvió mucho, pues para mí, porque yo empecé a trabajar y a estudiar a la vez y vea ya donde voy; entonces no me quedé ahí, ¿cierto? A pesar de todo porque uno queda muy afectado, pero las cosas tienen que pasar, hay que seguir adelante. (Entrevista a mujer desplazada del municipio de Chaparral, 2019)

(Entr.): Con respecto al plan de vida que usted tenía en el momento antes de desplazarse, el proyecto de vida que usted tenía, los sueños que tenía, el desplazamiento forzado cómo afectó todos esos sueños y ese proyecto de vida.

(Eda.): Muchísimo, porque nosotros pensábamos por decir algo, habíamos comprado inclusive un lote en el paradero que se construyó una casita más o menos en material, bien bonita, tener su negocio, eso quedó solamente, como dijo el otro, en un decir, en un sueño porque no se pudo realizar. .” (Entrevista a mujer desplazada del municipio de Chaparral, 2019)

(Entr.): ¿Qué proyectos de vida tenías tú que se te hayan afectado por el desplazamiento?

(Eda.): En el 2000 yo no pude seguir estudiando, porque yo estudiaba filosofía y letras, y ya uno desplazado no tenía ni pal arriendo, mucho menos para pagarse una universidad, mis hijos, mi hijo mayor tiene muchos problemas emocionales a raíz de todo lo que ha tenido que vivir, porque a él sí le tocó todo.”(Entrevista a mujer desplazada del municipio de Rioblanco, 2019)

Trabajo o actividades de sustento

“yo cuando me fui me fui sola, a buscar trabajo, a empezar de cero, había trabajado toda mi vida pero en lo mío y yo me fui a empezar de cero, y cuando quise empezar en Chaparral no me dejaron, o sea como que siempre me cortaban las alas. Una vez, después de haberme ido de acá, me sentí muy humillada porque yo no encontraba trabajo, y mi esposo candidato a la alcaldía de Chaparral por una temporada, él también fue concejal, y cuando yo llegué a mí lo único que me pusieron a trabajar fue de barrendera. […] Y trabajé y me sentía mal, porque yo no estaba enseñada a eso” (Entrevista a mujer desplazada del municipio de Chaparral, 2019)

Entr): “Don … y ¿usted como afrontó ese desplazamiento? De forma personal como usted lo vivió”

(Edo): “Bueno, eso fue duro, porque llegar usted a una ciudad donde no conoce a nadie, uno enseñado al trabajo, a mantener sus cultivos de café, de plátano, pa’ coger, cultivos transitorio, y llegar a una ciudad donde pues, Ibagué siempre ha sido catalogada siempre por ser una ciudad de el mayor índice de desempleo, y llegar usted como campesino, hombre fue difícil, fue un tiempo difícil, para todos, para mi papá, para mi esposa, mis hijos que estaban pequeños en aquella época fue difícil, pero gracias a mucha gente que nos colaboró y nos colaboraba” (Entrevista a hombre desplazado del municipio de Ataco, 2019)

“¿Con qué moral va a llegar usted a empezar a trabajar otra vez? Dígame usted, si usted llega totalmente desubicado, desubicado, que usted no haya para dónde coger, que usted no haya si coger para arriba, para abajo, para donde, porque usted no sabe dónde llegar a golpear puertas para que le den trabajo, a llegar a que en todo lado le digan ‘No, no hay que hacer’” (Entrevista a mujer desplazada del municipio de Rioblanco, 2019)

Identidad y arraigo al territorio

sin la naturaleza me siento huérfana”.

(Entr.): “¿cómo se sentía usted en su tierra antes de ser desplazada?”

(Eda.): “No pues, bien. Póngale cuidado que usted tenía su casita donde usted tiene su trabajo y todo eso, y pues en mi caso, yo hablo lo que a mí me ha tocado que vivir, yo soy nacida y criada en el campo, yo no estaba enseñada a vivir en la ciudad, entonces para mí fue un cambio muy duro, porque estar uno enseñado a vivir en el campo y donde usted tiene su cultivo, usted mismo lo trabaja, y no es sino ir por allá cortar que los plátanos que la yuca, traerla para la casa, criar los animalitos y todo eso, y tener que llegar donde tiene que usted comprar todo y donde usted no tiene un trabajo, es duro, o sea eso es duro.”(Entrevista a mujer desplazada del municipio de Chaparral, 2019)

Salud física y mental

“La parte psicológica, pues claro, uno debe pensar yo lo tuve todo, tenía una buena cama, y hoy voy a dormir en el suelo, si voy a dormir donde una tía voy a estar en una pieza ya no tengo mi espacio grande, sino es algo muy reducido; ya son muchas limitaciones, de que no puedo caminar por acá, no me puedo sentar por acá. Todo eso es lo que contrae cuando uno está arrimado en un lado”. (Entrevista a mujer desplazada del municipio de Chaparral, 2019)

En cuanto a las niñas sí a pesar de tanto para allá y para acá, porque fuimos a Ibagué, luego fuimos a Bogotá, nos devolvimos a Ibagué y nos devolvimos a parar acá, gracias a Dios teníamos mentalizado mucho de que, no íbamos a parar el estudio por nada en la vida, así nos tocara como fuera, pero psicológicamente la gente piensa. Han pasado 20 años. Pero eso es lo más triste que le puede pasar a uno. Han pasado 20 años, y usted queda resentido en la vida, la gente no tiene la culpa pero usted queda triste. Usted queda resentido en la vida. Usted no encuentra un motivo. Por qué la gente se vuelve mala. Por qué la gente hace lo que hace [La señora llora].

(Entr.): La gente que se arma. 

(Eda.): La gente que se arma por qué lo hacen, cuál es el fin, vea van a parar a una cárcel no, piensan en el daño.

  (Entrevista a mujer desplazada del municipio de Chaparral, 2019)

(Entr): digamos que en ese tiempo, aunque fue corto, ¿usted sintió que en algo cambio su relación en la familia? ¿Con su familia?

 (Eda.): Sí, porque yo por ejemplo, a mí me atacan mucho los nervios y debido a esa situación a mí me ataca, a mí me daba como estrés, mal genio. Entonces habían tropiezos, tanto con mis hijos, como con mi esposo, porque yo me volvía una persona muy agresiva, debido a que, de ver la situación que se estaba viviendo, como se estaba viviendo esa situación tan dura, tan confusa, el pensado mío los deseos míos eran salir en esos momentos, salir, huir, no volver a ver, a saber, a escuchar nada, a escuchar disparos, detonaciones. En esos momentos uno de ver que no tiene una salida o que no salió de un momento para otro, lógico que uno se vuelve malgeniado, agresivo, como que le fastidia. Sí, nosotros en ese sentido si tuvimos, yo si tuve muchos inconvenientes con la pareja porque yo me volví muy agresiva, por lo mismo, por lo mismo que se estaba viviendo, el ambiente que nos rodeaba, yo veía que: “Ay usted no hace nada” o “usted no busca la manera a sacarme de por acá, a salirnos con estos niños de por acá” como a irnos, ese era el problema. (Entrevista a mujer desplazada del municipio de Ataco, 2019)

Entr.): Ya me contaste un poco pero nuevamente quisiera recordar, ¿cuáles fueron los impactos en la salud mental tuya o de tu familia que hayan podido tener por el desplazamiento, en tu salud emocional?

(Eda.): Pues es el impacto fue como, el sentirse uno encerrado, el como no tener libertad, de estar ahí, que uno tiene un estilo de vida y venir a encerrarse, eso fue terrible y en lo de mi hermano, lo de mi hermano fueron porque eso nos afectó en sí a todos, porque cuando ellos se fueron para Ibagué que todos ya estábamos allá, entonces al ver mi mamá desesperada, enferma, mi hermano así con se comportamiento tan terrible que tenía, pues yo pienso que fue a raíz de lo mismo, a raíz de que él se sentía encerrado entonces por un lado se brincaba, mi papá se iba para allá a esa finca a desaburrirse, él también estaba, no estaba bien porque no estaba en su estilo de vida. Y eso como lo emocional y la salud pues todo el problema de mi mamá del colon, la gastritis, allá teníamos lo de salud, ella consultó al médico y un doctor le dijo que consiguiera un CD con música y se pusiera hacer aeróbicos para que ella como que, el cuerpo no sé qué relajara y ella pudiera mejorar en su salud, él detectó o dijo que eso era más emocional que físico, el problema de todo eso era por lo que se estaba viviendo. (Entrevista a mujer desplazada del municipio de Planadas, 2019)

(Entr.): ¿Tiene alguna secuela que le haya dejado el desplazamiento y el conflicto?

(Eda.): Cómo se llama eso… que le ataca a uno los nervios.

(Entr.): ¿Vértigo?

(Eda.): No. Porque eso me atacó los nervios. Y eso cómo estaba como guardado va pa’ tres años me atacó, fue ataque depresivo, esa depresión, depresivo, ataque depresivo bipolar. Yo estuve hasta en una clínica. Ataque depresivo. (Entrevista a mujer desplazada del municipio de Rioblanco, 2019)

 Entrevistador (entr): ¿cree que el desplazamiento le afecto mentalmente, psicológicamente?

Entrevistado (edo): bastante, porque yo dure año y medio que yo no podía dormir, yo no comía, intranquilo vivía, yo vivía muy intranquilo, entonces la vida mía era no dormir y comía poco y estoy afectado. Y ahora con el accidente, estoy llevado en este momento. (Entrevista a hombre  desplazado del municipio de Rioblanco, 2019

 

Actividades cotidianas diferentes al trabajo.

Actividades cotidianas diferentes al trabajo.

Entonces si usted me pudiera comentar, ¿cómo era la vida de los hombres y de las mujeres antes del desplazamiento? Supongamos, las mujeres a qué se dedicaban los hombres a qué se dedicaban.

(Eda.): Por decir algo, en lo que nosotros vivíamos, él se dedicaba más que todo a los cultivos, o sea más que todo a lo del café, a lo del frijol, o sea a cultivar, eso era a lo que él se dedicaba, y yo pues a lo de la casa, por decir algo, cocinarle a los trabajadores, a estar pendiente de los niños, tenía mi huertica casera, entonces yo me entretenía con mi huerta y cocinando, y como haya en ese tiempo se trabajaba por decir algo, si usted tenía su finca, usted tenía esta semana mucho qué hacer, entonces los trabajadores que teníamos nosotros, nos íbamos todos para allá y les colaborábamos y ahí después venían y nos colaborábamos, o sea en las mingas, que en ese tiempo mucho así de esa manera. (Entrevista a mujer desplazada del municipio de Chaparral, 2019)