1980

indigenas guerrilleros

En ésta época las FARC se asentaron en las zonas rurales de los municipios de Coyaima y Natagaima en la que establecieron relación con las  comunidades indígenas Paez y Tinaja. También en los municipios de Planadas y Rioblanco.

Fuentes secundarias expresan que las FARC ofrecían protección en las comunidades de las zonas donde ejercían control, frente a las  agresiones de terceros y operaban como inspectores de policía.

No obstante, las comunidades donde no ejercía control ninguno de estos grupos armados, las convertía en potenciales víctimas de uno u otro grupo. Este informe detalla que “en este periodo no se tienen reportes de violaciones masivas de los derechos humanos de parte de la guerrilla o de la fuerza pública”.

Las relaciones entre las personas y las comunidades se construyeron sobre la lógica de amigos en las veredas en que ejercían control y como enemigos a los integrantes de las comunidades de veredas bajo el control de familias de los grupos de autodefensa paramilitar, o lo que el CNMH llama, “precursores del Bloque Tolima”.

Por su parte, en Planadas, las FARC buscaron extender su presencia de Gaitania a la vereda Maracaibo, del municipio de Rioblanco, en proyección hacia el corregimiento de Herrera. La búsqueda por tomar de poder por las armas, los hizo abandonar, según la fuente, la estrategia de autodefensa campesina, decidiendo disputar con la fuerza pública y con los paramilitares.

También el Ejército Nacional convenció a líderes del resguardo Nasa de Gaitania de conformar una autodefensa armada para enfrentar a las FARC.Es por ésta razón que la fractura social generada por el conflicto armado en los años sesenta se generalizó.

Según el Medio La verdad abierta: “Viendo que la guerrilla se expandía, al Ejército se le ocurrió que lo mejor era entrenar militarmente a los Nasa (…).Les “vendieron” la idea de que solo de esta forma podían defender su territorio y los nativos se integraron a una guerra en la que por ejemplo “la comunidad  Páez de Gaitania perdió autoridad y autonomía de su  territorio, y vio morir a sus integrantes”.

Según fuentes secundarias se cita la siguiente memoria:

“Los indios aprendieron el arte de la guerra con Manuel Marulanda, me cuentan algunos en el resguardo, Tirofijo y Jacobo Prías Alape (Fermín Charry Rincón o Charro Negro), les enseñaron a utilizar las escopetas y a entrenar con disciplina. Otros me cuentan que fue Jesús María Oviedo, Mariachi, guerrillero de filiación liberal, como los Paya, quien los inició en estas artes. Por último, algunos indígenas godos aprendieron a matar con los chulavitas y los pájaros, y junto a ellos ejercieron esas rondas aleatorias y asesinas en contra de los liberales que se conocieron con el vergonzoso verbo “pajarear” .

EL CONFLICTO ARMADO EN EL SUR DEL TOLIMA fractura Social y Victimizacion generalizada, p.68, (s.f).

Eso los involucró orgánicamente en la confrontación armada; ese estado de guerra y hostilidad permaneció hasta la década de los 90 en que firman un acuerdo de paz con esa guerrilla.

Del mismo modo, En Chaparral y Rioblanco la guerrilla del M-19  hizo presencia a través de una unidad de organización Político Militar (OPM) en Ibagué, constituida a finales de la década de los 70, en el propósito de construir una columna móvil en ese departamento.

En el corregimiento de Herrera, del municipio de Rioblanco, el grupo paramilitar las Convivir se enfrentó con las FARC, y la presencia simultánea de las guerrillas el M -19 y de las FARC, junto con paramilitares, generó desplazamiento de familias de las zonas rurales.

Esta misma fuente afirma que durante ésta década 1980-1990 el grupo paramilitar El Rojo Ata y políticos pertenecientes a los partidos tradicionales establecieron relaciones con los Masetos (grupos derivados del “Mas”, -Muerte a Secuestradores-). Las bases de esta organización era la justicia privada derivada de los narcotraficantes del Cartel de Medellín.

Sus acciones según el CNMH estuvo presente en los municipios de Rioblanco, Santiago Pérez, Planadas, Ataco, Natagaima, Coyaima, así como en San Antonio y en Rovira al sur del Tolima.

Fuente:  De los grupos precursores al Bloque Tolima (Auc). CNMH 353, en El conflicto armado en el sur del Tolima, fractura social y victimización generalizada, p.23 (s.f)

1989

Este año fue agitado para la historia del país, mes tras mes se llevaron a cabo atentados contra la población colombiana en aras de debilitar la margen de acción del Estado colombiano. La influencia del narcotráfico en manos del Cartel de Medellín marcó a lo largo y...

1988

Con el paso del tiempo la zona sur del departamento del Tolima se empapó de impactos negativos como quebrantos a los vínculos familiares y los lazos sociales, se exacerbaron los daños a la calidad de vida y el medio ambiente. Entre todo esto, el conflicto produjo...

1987

En el sur del Tolima comienza a destacarse la falta de accionar de la institucionalidad y la ausencia del Estado con relación a las políticas que acompañen a la población en términos económicos, sociales y de seguridad. A la par, esta situación permitió que la entrada...

1986

Dentro de la lógica del conflicto y la interacción de los grupos armados ilegales en distintas zonas en el sur del Tolima, los pobladores recurren a estas autoridades armadas en muchas ocasiones a mediar y resolver conflictos menores. En medio de estas situaciones se...

1985

El intento del grupo guerrillero M-19 por tomar el Palacio de Justicia, el rompimiento de la tregua con el Gobierno y las ostentaciones de violencia en el país, hizo que la Fuerza Pública desplegara una ofensiva nacional que fue respondida por la guerrilla con la...

1984

Podemos destacar de la década de 1980 hasta hoy una influencia grande del narcotráfico, pues, se aunaron esfuerzos en aras de la financiación de grupos guerrilleros y también paramilitares. Esto incurrió en las estructuras de la sociedad civil en territorios rurales,...

1983

Los desplazamientos forzados tuvieron un impacto severo sobre la mayoría de las comunidades indígenas del sur del Tolima. Las organizaciones guerrilleras hicieron que estas se desplazaran a otras regiones del país, llegaran a las cabeceras municipales y se dedicaran a...

1982

El llamado a la Séptima Conferencia de las FARC-EP en Guayabero - Meta abrió espacio para generar un cambio en el modo de operar y crear estrategias organizativas y militares. La intensidad del conflicto en el país se divisó por el proceso de expansión de las...